The trees live standing: Colectivo ÁRBOL ROJO

By Antonio Harfuch Álvarez
(Tanslation: Diego Lizondo)

The State of Quintana Roo has established itself as one of the most important tourist destinations in the country. In addition to being globally known for its beaches, the initiatives of an extraordinary group of people have managed to promote and disseminate independent and auteur films. The capital of the state, Chetumal, which comes from the Yucatec Ch’aak Temal and means «where the red trees grow» also represents the name of an association that has raised its voice for the seventh art.

Árbol Rojo is the name of this group of film professionals who for two years have organized special exhibitions, cycles, and extensions both in the capital and in the paradisiacal municipality of Bacalar. In their recent, but prolific career, they have taken premieres and previews of films that could hardly have reached the southeast of Mexico. Some of the titles are Knife + Heart (La Daga en el Corazón, 2018) by Yann Gonzalez, Los Muchachos Salvajes (2012) by Patricia Ferreira and more recently Climax (Clímax, 2018) by Gaspar Noé. The strong alliances with institutions such as the Cineteca Nacional, the University of Quintana Roo and internationally renowned festivals such as FICUNAM, Black Canvas and recently, the incorporation of Cuorum Morelia, gave attendees the first exhibition of its Continuous Program that was carried out from February 21 to March 2.

The conversation with this passionate group began from the last edition of the Sexual Diversity Program of Morelia. From the moment the consultancy of the independent management of the Diversity Program in Morelia took place, Árbol Rojo has offered its caring support. In this new independent phase, thanks to the advice of experts, the foundations have been laid to create a project that moves away from cultural centralism.

In 2018, Árbol Rojo and the Sexual Diversity Program formed an important collaborative and operative alliance that was carried out in the Clavijero Cultural Center. The civil association showed its solidarity with an emerging team that celebrates the communion of two young and restless projects to make visible a cutting-edge cinema and diversity.

Árbol Rojo showed three qualities that contributed to the essence of the organization of the Sexual Diversity Program, today the Cuórum: Partnership, Complicity and Commitment. These values and attributes, necessary for the formation of a team united in the objectives of a noble mission and a vision, have as a core point the dissemination of quality cinema.

Reapariciones, Reparaciones (Reaparitions, Reparations) was the cycle presented in the State of Quintana Roo conformed by international, national premieres, short films of the past Sexual Diversity Program and the Forum of Identities. Thanks to the support and management of organizations such as the Human Rights Commission and Kybernus, this edition was a success.

With a total of 7 films and 12 short films that show the reality of people reappearing and repairing wounds after the loss, festivals such as Berlin, Cannes and Xposed were present. Las Herederas (2018) by Maricelo Martinessi, Terror Nullius (2018) by Soda_Jerk and the empowering Bixa Travesty (Marica travesti, 2018) by Claudia Priscilla and Kiko Goifman, were just some of the projections that strengthen the defense of identity and freedom.

Tania Claudia Castillo (Camelina de Plata, 2018), presented Un amor en Rebeldía (2018) by Tatiana Castillo. This documentary, which narrates the struggle of Yan María Castro, founder of the Oikabeth movement in Mexico under a context of discrimination and repression, defends the positions of gender and sexual diversity. To date, this struggle of Mexican women who remained invisible and subjected, is considered a milestone in the organization; a political movement that fought to gain its place in society.

María Bonita (2017) by Roxana Anaya presents the portrait of a trans woman who resurfaces despite being forgotten and the lack of recognition. Her lens dignifies, as a companion in the struggle, the Cabaret scene in Mexico. The documentary sensitizes and motivates us to look at places that in their time became fronts to make community with a special emphasis on diversity.

Lila (2018) by Paolo Wriedt elaborates a story about sexuality and experiences rarely seen on screen but judged. It tells the story of the sexual tension that arises between two cousins, not from the morbid interest, but from the incessant appearance of desire as a leafy territory to discover.

On the other hand, the director Jesús Torres Torres traveled to Chetumal and Bacalar to present his first feature Nadie Sabrá Nunca (2018) in front of students and audiences of all ages. They, captivated by the creative proposal to combine the melodrama with the western genre, applauded the plot of the story. In it, a mother and her son seek to escape from an overwhelming reality through the fiction of soap operas.

The Identity Forum, held at the initiative of Árbol Rojo, was a learning experience through dialogue and exchange of ideas with activists and cultural managers committed to their cause. Edwin Reyes made an urgent call for the acceptance and justice of people who have been harmed because of their diversity; the passion of Alejandro Silveira, director of Árbol Rojo, promoted a cinema of transversal diversity in the social and sexual, but also in the formal and aesthetic. Culture is encouraged to build empathy.

The efforts of Enrique Paniagua, an initiative of Kybernus, seek to strengthen the frameworks of legality with the LGBT + community and the struggle for human rights. Representing the Human Rights Commission of Quintana Roo, Ana Patricia Reyes, called to promote the improvement of diversity in the peninsula. Alejandra Suárez, a credible defender of human rights, moderated the Forum for Identities that offered tools to promote the acceptance and normalization of these issues.

The audience, witnessing the diversity and supporting each effort, went to each function to join a new panorama: to question heteronormativity and value diversity. People of all ages shared their experience: «Bones of Contention (2017) by Andrea Weiss is a film that should be seen in universities»; «What you see in Las Herederas (2018) by Marcelo Martinessi, is not very distant from what happens here in Mexico»; «Bixa Travesty (2018) by Kiko Goifman and Claudia Priscilla, is a new and powerful speech that demolishes every argument that had been made against sexism». «I thought that La Daga en el Corazón (2018) by Yann Gonzalez, was a gay movie but it is really diversity cinema, because we see the differences that there are in universal feelings like love and that this can exist in such different ways but that go to the same place. «

More than 1,000 people witnessed the cinema of diversity that seeks faithfully to find new ways of looking at others. From the organization of a strong team, skillful and aware of the importance of spreading quality and auteur films and that honors the meaning of Árbol Rojo, the cycle of Reapariciones Reparaciones ended with Knife + Heart (La Daga en el Corazón, 2018) by Yann Gonzalez. The director’s avant-garde proposal crossed the mind and heart of the Chetumale people as if it were a sharp and piercing weapon; the aesthetic diversity and the daring proposal will not be forgotten, nor will the universes created by Gonzalez to see the light in the darkest.

With this cycle curated for Árbol Rojo, the confidence of a team awaiting the emergence of new cultural projects and the insistence to continue them is confirmed, even when the situation seems complex. They have opened new spaces in Chetumal to continue building forums through the cinema. Under the strong belief of cultural projects in Mexico, a Quorum has been created for friends, family, moviegoers and activists.

From Cuórum, we are grateful to open the doors to the filmmakers of Mexico who have sought to repair historical wounds and reappear in the face of invisibility and censorship, in the face of fear and oblivion. Realities that have not been represented, and an unwritten past with which history would be different. Forces that reappear to people who are as vital as trees; trees that grow in the woods and in the cities remembering the indestructible feeling of which St. Thomas talked about: «He who has lost his passion has lost more than he who has lost himself in his passion».

Cuórum reiterates its deep and eternal gratitude to a strong and constant Civil Association, that does not lose sight and that in every activity that organizes puts the effort to demonstrate the wood with which they are made. Their example and inspiration have become a clear reference in the need to create responsible spaces and firm civil associations that provide counterweight and balance in society.

La madera de la que está hecha ÁRBOL ROJO

Por: Antonio Harfuch Álvarez

El Estado de Quintana Roo se ha consolidado como uno de los destinos turísticos más importantes del país. Además de destacarse a nivel mundial por sus playas, las iniciativas de un grupo extraordinario de gente, han logrado promover y difundir el cine independiente y de autor. La capital del Estado, Chetumal, que proviene del yucateco Ch´aak Temal y significa “donde crecen los árboles rojos” también representa el nombre de una asociación que ha levantado la voz por el séptimo arte.

Árbol Rojo es el nombre de este colectivo de profesionales del cine que desde hace dos años organizan muestras, ciclos, extensiones y funciones especiales tanto en la capital como en el paradisíaco municipio de Bacalar. En su reciente, pero prolífica historia, han llevado estrenos y preestrenos de cintas que difícilmente hubieran podido llegar hasta el sureste de México. Algunos de los títulos son Un couteau dans le coeur (La Daga en el Corazón, 2018) de Yann Gonzalez, Los Muchachos Salvajes (2012) de Patricia Ferreira y más recientemente Climax (Clímax, 2018) de Gaspar Noé. Las fuertes alianzas con instituciones como la Cineteca Nacional, La Universidad de Quintana Roo y Festivales de talla internacional como FICUNAM, Black Canvas y recientemente, la incorporación de Cuórum Morelia, brindó a los asistentes la primer escala de su Programa Continuo que se llevó a cabo del 21 de febrero al 2 de marzo.

Foto: Árbol Rojo A.C.

La conversación con este apasionado colectivo comenzó desde la pasada edición del Programa de Diversidad Sexual de Morelia. A partir de un acercamiento para la asesoría de la gestión independiente del Programa de Diversidad en Morelia,  Árbol Rojo ha brindado su solidario apoyo. En esta nueva fase independiente, gracias a la asesoría de expertos, se han sentado las bases para crear un proyecto que se aleje del centralismo cultural.

En 2018, Árbol Rojo y el Programa de Diversidad Sexual cerraron una importante alianza colaborativa y operaria que fue llevada a cabo en el Centro Cultural Clavijero. La asociación civil mostró su solidaridad con un equipo naciente pero que celebra la comunión de dos proyectos jóvenes e inquietos por visibilizar un cine de vanguardia y diversidad.

Foto Árbol Rojo A.C.

Árbol Rojo mostró tres cualidades que aportaron a la esencia de la organización del Programa de Diversidad Sexual, hoy Cuórum: Compañerismo, Complicidad y Compromiso. Estos valores y atributos, necesarios para la formación de un equipo unido en los objetivos de una noble misión y una visión, tiene como punto medular la difusión del cine de calidad.

Reapariciones, Reparaciones fue el ciclo presentado en el Estado Quintana Roo conformado por estrenos internacionales, nacionales, cortometrajes del pasado Programa de Diversidad Sexual y el Foro de las Identidades. Gracias al apoyo y gestión de organismos como la Comisión de los Derechos Humanos y Kybernus la presente edición fue un éxito.

Con un total de 7 películas y 12 cortometrajes que muestran la realidad de personas reapareciendo y reparando heridas después de la pérdida, festivales como Berlín, Cannes y Xposed estuvieron presentes. Las Herederas (2018) de Mario Martinessi, Terror Nullius (2018) de Dan y Dominique Angeloro y la empoderante Bixa Travesty (Marica travesti, 2018) de Claudia Priscilla y Kiko Goifman, fueron solo algunas de las proyecciones que afianzan la defensa a la identidad y libertad.

Foto: Árbol Rojo A.C.

Tania Claudia Castillo (Camelina de Plata, 2018), presentó Un amor en Rebeldía (2018). Este documental, que narra la lucha de Yan María Castro, fundadora del movimiento Oikabeth en México bajo un contexto discriminación y represión, defiende las posturas de género y diversidad sexual. Hasta la fecha, esta lucha de mujeres mexicanas que permanecieron invisibilizadas y sometidas, es considerada como un hito en la organización; un movimiento político que peleó por ganar su lugar dentro de la sociedad.

Foto: Árbol Rojo A.C.

María Bonita (2017) de Roxana Anaya presenta el retrato de una mujer trans que resurge a pesar del olvido y de la falta reconocimiento. Su lente dignifica, como una compañera de lucha, la escena del Cabaret en México. El documental sensibiliza y motiva a mirar lugares que en su época se volvieron frentes para hacer comunidad con un hincapié especial en la diversidad.

Foto: Árbol Rojo A.C.

Lila (2018) de Paolo Wriedt elabora un relato sobre la sexualidad y de experiencias poco vistas en pantalla pero juzgadas. Cuenta la historia de la tensión sexual que surge entre dos primos, no desde el morbo, sino desde la incesante aparición del deseo como un territorio frondoso por descubrir.

Foto: Árbol Rojo A.C.

Por otra parte, el director Jesús Torres Torres viajó hasta Chetumal y Bacalar para presentar su ópera prima Nadie sabrá Nunca (2018) frente a estudiantes y público de todas la edades. Ellos, cautivados por la propuesta creativa de combinar el melodrama con el género western, aplaudieron la trama de la historia. En ella, una madre y su hijo buscan escapar de una realidad apabullante mediante la ficción de las radionovelas.

Foto: Árbol Rojo A.C.

El Foro de las Identidades, realizado a iniciativa de Árbol Rojo, resultó una experiencia de aprendizaje a través del diálogo e intercambio de ideas con activistas y gestores culturales comprometidos con su causa. Edwin Reyes hizo un llamado urgente a la aceptación y a la justicia de personas que han sido vulneradas por su diversidad; la pasión de Alejandro Silveira, director de Árbol Rojo, promovió un cine de diversidad transversal en lo social y sexual pero también en lo formal y en lo estético. Se incentiva la cultura para construir empatía.

Los esfuerzos de Enrique Paniagua, una iniciativa de Kybernus, busca fortalecer los marcos de la legalidad con la comunidad LGBT+ y la lucha de los derechos humanos. Representando a la Comisión de Derechos Humanos de Quintana Roo, Ana Patricia Reyes, llamó a promover la mejoría de la diversidad en la península. Alejandra Suárez, una fehaciente defensora de los derechos humanos, moderó el Foro para las Identidades que ofreció herramientas para promover la aceptación y normalización de dichos temas.

Foto: Árbol Rojo A.C.

El público, siendo testigo de la diversidad y apoyando cada esfuerzo, acudió a cada función para sumarse a un nuevo panorama: a cuestionar la heteronormatividad y valorar la diversidad. Personas de todas las edades compartieron su experiencia: «Bones of Contention (2017) de Andrea Weiss es una película que debe verse en las universidades»; «Lo que se ve en Las Herederas (2018) de Marcelo Martinessi, no es muy distante a lo que pasa aquí en México»; «Bixa Travesty (2018) de Kiko Goifman y Claudia Priscilla, es un nuevo y poderoso discurso que derrumba todo argumento que se había dado contra el machismo». «Yo pensaba que La Daga en el Corazón (2018) de Yann Gonzalez, era una película de gays pero es realmente cine de diversidad, porque vemos las diferencias que hay en sentimientos universales como el amor y que este puede existir de maneras tan distintas pero que van al mismo lugar».

Más de 1000 espectadores fueron testigos del cine de la diversidad que busca con fe encontrar nuevas maneras de mirar al otro. Desde la organización de un equipo fuerte, hábil y entendido sobre lo importante que es difundir cine de calidad y de autor y que hace honor al significado de Árbol Rojo, el ciclo de Reapariciones Reparaciones finalizó con Knife + Heart (La Daga en el Corazón, 2018) de Yann Gonzalez. La propuesta vanguardista del director, atravesó la mente y el corazón de los chetumaleños como si de una filosa y punzante arma se tratase; la diversidad estética y la propuesta atrevida no se olvidará, tampoco los universos que ha creado Gonzalez para ver la luz en lo más oscuro.  

Foto: Árbol Rojo A.C.

Con este ciclo curado para Árbol Rojo, se confirma la confianza de un equipo pendiente del surgimiento de nuevos proyectos culturales y de la insistencia de continuarlos aun cuando el panorama parezca complejo. Han abierto nuevos espacios en Chetumal para seguir construyendo foros a través del cine. Bajo la firme creencia de proyectos culturales en México, se ha creado un Cuórum para amigos, familiares, cinéfilos y activistas.

Foto: Árbol Rojo A.C.

Desde Cuórum, agradecemos abrirle las puertas a las y los cineastas de México que han buscado reparar heridas históricas y reaparecer frente a la invisibilización y la censura, frente al miedo y al olvido. Realidades que no han sido representadas, pasados sin escribir con los que la historia sería diferente. Fuerzas que reaparecen a personas que son vitales como los árboles; árboles que se levantan en los bosques y en las ciudades recordando el sentimiento indestructible del que habla Santo Tomás: “Aquel que ha perdido su pasión, ha perdido más que aquel que se ha perdido en su pasión”.

Desde Cuórum, agradecemos abrirle las puertas a las y los cineastas de México que han buscado reparar heridas históricas y reaparecer frente a la invisibilización y la censura, frente al miedo y al olvido. Realidades que no han sido representadas, pasados sin escribir sin los que la historia sería diferente. Fuerzas que reaparecen a personas que son vitales como los árboles que se levantan en los bosques y en las ciudades, con el sentimiento indestructible del que habla Santo Tomás: “Aquel que ha perdido su pasión, ha perdido más que aquel que se ha perdido en su pasión”.
Foto: Árbol Rojo A.C.

Cuórum reitera su profundo y eterno agradecimiento a una Asociación Civil fuerte y constante, que no pierde la mira y que en cada actividad que organiza pone el empeño de demostrar la madera con la que están hechos. Su ejemplo e inspiración se han vuelto un referente claro en la necesidad de crear espacios responsables y asociaciones civiles firmes que creen contrapesos y equilibrios en la sociedad.

Foto: Árbol Rojo A.C.


«LA LLAMA DOBLE» DE JULIÁN HERNÁNDEZ

ENSAYO

POR PATRICIA RÍOS

12 DE DICIEMBRE DE 2018

Si supieras qué camino tan largo he tenido que recorrer para estar junto a ti. Mil nubes de paz cercan el cielo, amor, jamás acabarás de ser amor.

La vida contemporánea, tapizada en cemento, individualizada en su masificación, mantiene la separación del ser humano y su mundo. Para el psicólogo alemán y alto representante de la Escuela de Frankfurt, Erich Fromm en la «separatidad» se encuentra el germen del problema universal del ser humano: la desunión entre lo interior y lo exterior. El aislamiento y la soledad consecuentes se pueden curar a través de la religión, el sexo, el trabajo, pero todo ello será inútil si no apelamos a otra universalidad humana: el amor, en el que nos hacemos uno. Tomando como referencia el fatídico relato bíblico sobre Eva y Adán, Fromm menciona que “Siguen siendo desconocidos el uno para el otro, porque aún no han aprendido a amarse” [1], sólo se podrán reintegrar a su Paraíso reconociendo aquello que los hace semejantes, sin importar la vergüenza del sexo desnudo o la culpa por la desgracia.

Según Fromm existen posibles fuentes de unión, una de ellas es la actividad creadora. Julián Hernández, director mexicano egresado del CUEC de la UNAM y dos veces galardonado con el Premio Teddy de la Berlinale, toma esta vertiente para narrar historias que no sólo logran la visibilidad de las diversas expresiones del amor en la pantalla grande, sino también su normalización en la vida fuera de ella a través de personajes que buscan el amor en cada rincón de la Ciudad de México, desde los jardines de Las Islas de Ciudad Universitaria, hasta los bares del Centro Histórico, todos ellos y ellas deseando sostener el amor a pesar de los conflictos para poder llegar al momento de la felicidad sin tormentos.

El pasado mes de noviembre, durante el último ciclo de Conversando con nuestros cineastas de la Cineteca Nacional, Julián Hernández presentó sus largometrajes Mil nubes de paz cercan el cielo, amor jamás acabarás de ser amor (2003), El Cielo dividido (2006), Yo Soy la Felicidad de este Mundo (2014) y dos programas de cortometrajes conformados por:  Por encima del abismo de la desesperación (1996), Vivir (2003), Bramadero (2007), Atmósfera (2009), Nubes flotantes (2013), Muchacho en la barra se masturba con rabia y osadía (2014), Signos de vida y rebeldía (2016), Muchachos en la azotea (2016) y Causas corrientes de un cuadro clínico (2016). Las funciones estuvieron acompañadas por un conversatorio en el que, junto con el realizador Juan Antonio de la Riva, el público de la Cineteca Nacional tuvo la oportunidad de compartir sus impresiones.  

I. Mil Nubes, Rencor Tatuado

El cielo siempre se acuerda de los hombres capaces de sentir amor.Rabioso Sol, Rabioso Cielo. 

En 2003 Hernández regresaba del Festival Internacional de Cine de Berlín donde había sido galardonado con el premio Teddy gracias a Mil Nubes de Paz Cercan el Cielo, Amor Jamás Acabarás de Ser Amor, trabajo que también le valió tres nominaciones a los premios Ariel (Dirección, Guion Original y Ópera Prima). Esta película, cuyo título fue extraído de un poema de Pier Paolo Passolini, nos sumerge en un mundo de granulado blanco y negro, protagonizado por personajes que deambulan una ciudad-laberinto en búsqueda del amor.

Después de esto comenzó los preparativos para Cielo Dividido, su segundo largometraje, el cual recibió la ayuda de la Fundación Rockefeller en Argentina para su planeación. La producción de esta segunda película, corrió a cargo de su incondicional colega, el también realizador, guionista y académico, Roberto Fiesco. La película, filmada en 35mm y con un equipo debutante, se conformó con cuarenta páginas de guion, casi sin diálogos y donde cumbias, boleros y orquestales clásicos narrarían los sentimientos más allá de las palabras. “Nos aventamos a la aventura”, admite el director, quien debió trabajar en condiciones restringidas, con escasez de recursos y con la intención de cambiar el estilo de sus creaciones anteriores.

Desde entonces Hernández ha seguido experimentando con cortometrajes acerca de las diferentes facetas del amor: en Nubes Flotantes nos sumergimos en la danza de dos cuerpos que viven entre el amor y el bullying; en Bramadero la música mexicana acompaña encuentros eróticos; en Atmósfera dos amantes buscan cualquier oportunidad para estar juntos; en Vivir hace uso de la influencia de la palabra poética. Todos estos son elementos recurrentes que han formado el estilo de Hernández, expandiéndose y concretándose hasta llegar a la película que él mismo califica como la “culminación del amor”, el largometraje Rabioso Sol, Rabioso Cielo (2009), por el cual ganó por segunda vez el premio Teddy.

Retomando un libro de la historiadora Julia Tuñón, Hernández reconoce como influencia para esta película la batalla entre fuerzas naturales que hay en el cine de Emilio ‘El Indio’ Fernández. Al planearle la película a Fiesco –un cortometraje de veinte minutos en el que la tierra, el aire, el Sol, se unieran para darle un nuevo sentido a la humanidad-, éste le insistió en la mutación a un largometraje, lo cual logró añadiendo un guion de setenta páginas sobre el mundo contemporáneo.

Regresando a México después de su segundo triunfo en Berlín, comenzó con la filmación del cortometraje Atmósfera, época en la que también ideó su próximo proyecto el cual, así como Bramadero, se basaría en el cuerpo más que en las palabras, y la expresión a través de la intimidad y las relaciones. Nuevamente gracias al consejo de Fiesco, el potencial cortometraje se convirtió en Yo Soy la Felicidad de Este Mundo, un tríptico integrado por la idea original Alarido, así como por Esplendor y Dos Entre Muchos.

En esta película, así como en el cortometraje Causas Corrientes de un Cuadro Clínico (2016), hay más lenguaje verbal que en sus trabajos pasados, debido a que se encontraba en una transición hacia su siguiente meta: una película contenida en el diálogo, empresa que pudo culminar con su más reciente trabajo Rencor Tatuado (2018), el cual se encuentra recorriendo festivales de cine mexicanos, de oeste a este.

II. Del amor a la preocupación social

El trabajo es llegarle al público. Gloria Contreras

BROKEN SKY, (aka EL CIELO DIVIDIDO), Alejandro Rojo, director Julian Hernandez, on set, 2006. ©Strand Releasing

Otra arista, muy cercana al amor es la sexualidad. El director relata que durante los noventa, época de sus primeros trabajos como el cortometraje Por encima del abismo de la desesperación, deseaba poner en la pantalla lo que lo espectadores no veían, pero en lo que se podrían reconocer. Contrastando con la tradición de las películas mexicanas y su imagen de las mujeres como “pecadoras” y “arrabaleras”, Hernández buscaba eliminar prejuicios que las condenaban al castigo o la maldad por estar conectadas con su sexualidad, a la cual, parafraseando a Octavio Paz, describe como la “llama doble”: lo más básico y lo más sublime del ser humano.

Hernández afirma que su cine se aleja del morbo gracias al diseño meticuloso de lo que desea que suceda en la imagen aunque aun así haya un componente de visibilidad de la sexualidad en general. Para el director, en las escenas eróticas no se puede mentir puesto que son la oportunidad de ser lo más vulnerables posible en la carne, su caricia y limpidez. Son esos momentos de claridad cuando los poros de la piel son los que hablan, donde cualquier declaración sale sobrando.

Luego, a partir de los 2000’s con la nueva ola social de preocupación por la diversidad sexual, Julián Hernández logró convertirse en el principal y esencial referente del cine contemporáneo mexicano LGBT+. En cortometrajes como Muchacho en la barra se masturba con rabia y osadía, Muchachos en la azotea y Bramadero, nos presenta de manera erótica o incluso con tintes cómicos, personajes con una sexualidad al descubierto que ya no se ven acorralados a la vergüenza o a lo clandestino.

El director explica que el objetivo de presentarlos con esta perspectiva en particular, es darles un “tratamiento sin conmiseración”, en el cual ellos pudieran asumirse tal como son sin necesidad de esconderse, trascendiendo temas como la “salida del clóset” y situándonos en el ideal de una sociedad lista para el respeto a la diversidad, esto porque la inquietud del director son las relaciones amorosas en todas sus expresiones, ya sea entre personas de diferentes edades o del mismo sexo.

Es por ello que disfruta trabajar con personajes que ya han tomado las riendas de su identidad, tales como Cristhian, a quien le gusta dedicarse al sexoservicio, o Jonás y Gerardo, protagonistas de Cielo Dividido, que deambulan por la Ciudad libremente: “Son personajes que no tienen problemas con su homosexualidad, sino con su conexión amorosa como ser humano y la gente alrededor que no lo comprende”.

III. El Oficio de Realizador 

La cámara es el manifiesto de tu visión del mundo. Julián Hernández

En perspectiva, el trabajo de Hernández deja un sabor de boca intenso, de esos que dan ganas de salir a la vida para admirarla con una mirada asombrosa. Son retratos de artistas adolescentes que caminan por calles asfaltadas de distanciamiento y vacío mundano. Personajes que viven un romance íntimo en una orgía lenta, y de repente se miran a los ojos para decirse “eres quien siempre he esperado”.

Para hacer estas historias posibles, Hernández ha formado un equipo de trabajo con el que colabora recurrentemente, por ejemplo, Alejandro Cantú, director de fotografía, Arturo Villela, compositor, y Roberto Fiesco, con quien ha mantenido un vínculo laboral simbiótico desde la escuela (mientras Fiesco ha producido películas de Hernández, el último trabaja como su editor): “Lo fundamental es el equipo de trabajo, hay varios (colegas) que llevo 25 años de conocer”, menciona el director.

A pesar de que los procesos de realización son largos, desde el financiamiento hasta la post-producción, Hernández siempre ansía hacer cada vez más películas, por lo que se empeña en encontrar la mayor cantidad de vertientes posibles para encontrar apoyo, lo cual logra con su propia productora de cine (fundada con Fiesco), Mil Nubes, la cual acuña el título de su exitosa ópera prima.

Intrépido y en constante innovación, el trabajo de Hernández deja ver a un apasionado del cine de todas procedencias y estilos. Frente a la curiosidad de su público respecto a sus influencias cinematográficas, Hernández reconoce a poderosos cineastas nacionales e internacionales tales como Rainer Werner Fassbinder, (Alemania en Otoño, 1978), Juan Guerrero (Amelia, 1964), John Schlesinger (Vaquero de Medianoche, 1969), Juan Manuel Torres (La Otra Virginidad, 1975), Jaime Humberto Hermosillo (De Noche Vienes, Esmeralda, 1997), John Casavettes (A Woman Under the Influence, 1974), y particularmente todo el “cine popular” que describe Jorge Ayala Blanco, sin embargo, el cineasta admite que sigue descubriendo y redescubriendo cineastas que influyen en su trabajo.

III. El método de la interpretación

“(Julián Hernández) es mejor bailarín en el set de lo que muchos son en la pista”. Juan Antonio de la Riva

(Julián Hernández) es mejor bailarín en el set de lo que muchos son en la pista. Juan Antonio de la Riva

El método de Hernández es un balance entre planeación y azar: “Era muy riguroso, pero ahora dejo que ocurran las cosas”, menciona antes de retomar la expresión de Orson Welles sobre el director siendo un coordinador de accidentes.

Aunque está abierto a lo inesperado, su trabajo es coreografiado trazo por trazo, ya que confía en que lo fundamental en el cine es la relación entre el personaje y la cámara. Debido a que la construcción de sus personajes tiene base en acciones físicas y desplazos, Hernández ha encontrado una relación natural con la danza, siendo ésta un arte basado en el orden, disciplina, lenguaje, trabajo en equipo y dinámica teatral.

El director mencionó en un par de ocasiones en el Ciclo que le habría gustado bailar: “Sólo lo hago cuando estoy de fiesta”, dice entre risas, sin embargo, ahora encuentra inspiración en bailarines gracias a la comprensión precisa que éstos tienen de sus cuerpos, de la autonomía, naturalidad y comunión que entablan con la cámara. Por ejemplo, uno de los protagonistas de la película Yo Soy la Felicidad de este Mundo, así como de cortometrajes como Nubes Flotantes y Muchachos en la azotea, es Alan Ramírez, bailarín integrante de la Compañía Nacional de Danza que no sólo ha cautivado la pantalla grande con su gracia, sino también los escenarios nacionales e internacionales.

La danza también ha sido registrada en sus trabajos documentales, con personajes como Cristhian Rodríguez, protagonista del cortometraje nominado a los premios Ariel en 2016 Muchacho en la barra se masturba con rabia y osadía, en el que el bailarín es capturado como una inquieta figura contra el cielo, así como en sus encuentros íntimos como sexoservidor en una mezcla equilibrada entre documental y ficción.

A pesar de que ha trabajado con artistas de todas escuelas y procedencias, probablemente uno de los personajes que más resaltan en su filmografía es la primera bailarina Gloria Contreras, a quien registró para la serie documental Premio Nacional de Ciencias y Artes, producida por Arturo Ripstein para Canal 22, en la que diversos cineastas se acercaron a personajes influyentes en la sociedad mexicana. De Contreras, Hernández admite haber aprendido mucho, particularmente acerca de su trato con actores, de quienes exigía el corazón para cada interpretación, el cual era nutrido con comprometida responsabilidad.

Con una obra libre y abierta, Julián Hernández continúa expandiendo sus propios horizontes estéticos y narrativos. Su búsqueda por el amor no calca la realidad, sino que imagina un mundo nuevo con trampas y laberintos, deseos y sentimientos; a través del cuerpo y la existencia humana pero también de una constante exploración por lo estético. ¿Será su búsqueda del amor un eterno horizonte? ¿Será su inexorable batalla? ¿Será un amor puro en la culminación del éxtasis sexual o divino? Julián Hernández precisa seguirlo explorando.

[1] Fromm, Erich, El arte de amar (1998), México: Paidós, 1998, p. 20.

DESTINOS-CLANDESTINOS: PROGRAMA DE DIVERSIDAD SEXUAL + MORELIA EN MTY

“Para contribuir a la visibilidad de la vida y resistencia de personas que han sido obligadas a esconder su orientación sexual, a inmigrar a otros países o a develar su identidad en sitios ocultos, el Programa Diversidad Sexual + de Morelia presentará el ciclo Destinos-clandestinos”

qmty_festival

El Programa de Diversidad Sexual+ de Morelia tendrá el honor de presentar el ciclo Destinos-clandestinos en la 7ª Muestra Internacional de Cine Queer de Monterrey (QMTY 2018), uno de los eventos cinematográficos más destacados y audaces del país.

Para contribuir a la visibilidad de la vida y resistencia de personas que han sido obligadas a esconder su orientación sexual, a inmigrar a otros países o a develar su identidad en sitios ocultos, el Programa Diversidad Sexual + de Morelia presentará el ciclo Destinos-clandestinos que consta de cuatro cortometrajes: La soledad de las imágenes (2015) de Jorge Sistos, DragTHEqueen (2016) de Emilio González, El Cisne (2016) de Daniel Chávez y, en colaboración con XPOSED, Batería (2017) de Damián Sanz.

la_soledad_de_las_imagenes_jorge_sistos
Fotograma ‘La soledad de las imágenes

“Clandestinos-destinos agrupa cuatro cortometrajes que exploran los territorios secretos o ignorados […] Desde un lugar, un cuerpo o una imagen, la clandestinidad será un trayecto a un destino libre.”

La soledad de las imágenes del michoacano Jorge Sistos, es un relato en el que, como su nombre lo dice, las imágenes narran la soledad, pero al mismo tiempo, la belleza de un viaje interior y exterior de un joven; este cortometraje participó en la Sección Michoacana del FICM, en el Festival Internacional de Cine de Cali, Colombia y en el Festival Internacional de Cine LGBT en Israel (TLVFest). DragTHEqueen de Emilio González, ganador del Premio del Público en el Reto DocsMX, es un documental en el que drags narran desde un antro del centro histórico de la Ciudad de México lo que significa transformarse cada noche. El Cisne de Daniel Chávez, ganador del Premio del Público del II Programa de Diversidad de Morelia, es un relato personal sobre la vida de Sthefany Galante, una mujer transexual que luego de sufrir violencia y discriminación tuvo que huir de su pueblo natal hacia Estados Unidos para poder vivir dignamente. Por último, el cortometraje cubano Batería de Damián Sanz, presentado en el Festival de Cine Queer de Berlín, XPOSED y en Documenta Madrid, la cámara que se convierte en el ojo del espectador para recorrer las ruinas de una fortaleza militar en la Habana que ha sido apropiada por la comunidad gay para encontrarse.

el_cisne_daniel_chavez
Fotograma de ‘El Cisne’

“La Muestra QMTY se ha consolidado como una plataforma esencial del cine queer gracias a una programación sólida y de vanguardia.”

Clandestinos-destinos agrupa cuatro cortometrajes que exploran los territorios secretos o ignorados: un recóndito bar en la ciudad, donde los drags se vuelven reinas, un fuerte militar que se asemeja a una cueva, en la que los cuerpos de los hombres se conocen y reconocen para amarse libremente, o la vida de una mujer transexual que tiene que cambiar el rumbo de su vida a otro destino e imágenes clandestinas que se convierten en el camino para la autoaceptación. Desde un lugar, un cuerpo o una imagen, la clandestinidad será un trayecto a un destino libre.

Drag the queen-Emilio Gonzalez-Diversidad Sexual
Fotograma de ‘DragtheQueen’

La Muestra QMTY se ha consolidado como una plataforma esencial del cine queer gracias a una programación sólida y de vanguardia. Alejandro Gómez, Director Artístico de la Muestra QMTY, seleccionó un conjunto de películas que han sido reconocidas tanto en los festivales más destacados del mundo como premiadas con los galardones más importantes, además reconoció que ha sido un buen año para las películas LGBT+: “Este año ha sido muy importante, ya que películas con esta temática han sido alabadas por la crítica y premiadas a nivel internacional. Es gracias a la cinematografía que esta comunidad, que en algún momento ha sido rechazada y vapuleada, puede tener mayor visibilidad ante la sociedad”.

“Dentro de la programación, destacan las películas ganadoras y nominadas al Premio Teddy: Theo y Hugo (2016) de Oliver Ducastel y Jacques Martineau, ganadora del Premio Teddy del Público y Las misándricas (2017) del famoso cineasta perteneciente al movimiento QueerCore Bruce La Bruce”

De tal modo, la programación incluye sobresalientes filmes como la ganadora del Premio Teddy Tinta de Bruta (2018) de Marcio Reolond Filipe Matzembacher y Una mujer fantástica (2017) de Sebastián Leilo, ganadora también del Teddy y del Oscar a Mejor Película Extranjera. Asimismo habrá presentaciones especiales: Nadie sabrá nunca (2018) de Jesús Torres Torres (Competencia Oficial de Largometraje Iberomericano de Ficción en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara), que contará con la presencia del director; Estrellas solitarias (2015) de Fernando Urdapilleta (Competencia Oficial Premio Maguey) que contará con la presencia de la actriz Dana Karvelas y Forever alone (2018) de Mac Arellano (Selección Oficial MIX México) que tendrá la presencia del director.

bateria_damian_sanz

Además, la Muestra QMTY contará con el estreno en México de Román (2018) de Majo Staffolani, segundo largometraje de la directora que participó este año en la Competencia Latinoameticana del BAFICI y también se mostrará Colmena (2017), ópera prima de la cineasta. Entre las películas nacionales que se exhibirán se encuentran Oso Polar (2017) de Marcelo Tobar, Bruma (2017) de Max Zunino, (Competencia Oficial, Premio Maguey) y los cortometrajes Photomaton (2018) de Roberto Fiesco y Oasis, ganador del Ariel a Mejor Cortometraje. Más de 40 largometrajes y cortometrajes nacionales e internaciones conforman la programación de esta edición.

Photomaton_roberto_fiesco
Fotograma de ‘Photomaton’ de Roberto Fiesco (Cortesía FICG)

Dentro de la programación, destacan las películas ganadoras y nominadas al Premio Teddy: Theo y Hugo (2016) de Oliver Ducastel y Jacques Martineau, ganadora del Premio Teddy del Público y Las misándricas (2017) del famoso cineasta perteneciente al movimiento QueerCore Bruce La Bruce, nominada al Teddy. De mismo modo que los documentales nominados al Teddy: Dentro del clóset chino (2016) de Sohia Luarà, Mi maravilloso Berlín occidental (2017) de Jochen Hick.

La película de clausura será Tom de Finlandia (2017) de Dome Karukoski, una película biográfica de Tom de Finlandia que fue perseguido después de la Segunda Guerra Mundial por ser homosexual, pero que logró cierta liberación a través de sus dibujos homoeróticos.

tom_finlandia
Fotograma de ‘Tom de Finlandia’ de Dome Karukoski

En total se mostrarán más de 40 largometrajes y cortometrajes nacionales e internacionales que se exhibirán en el Cineteca de Nuevo León así como en otras sedes en Monterrey.

Fuentes: http://conarte.org.mx/2018/06/21/muestra-internacional-cine-queer-contribuye-a-la-visibilidad-la-comunidad-lgbt/